• Redacción

El tren maya, un proyecto lleno de interrogantes.


En junio de 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo del tramo Izamal-Cancún del Tren Maya.

Una modificación más a este proyecto. El cambio consistió en una extensión del tramo 4, denominado Golfo 3, que corría entre Izamal y Tulum.

En el nuevo trazado, el tramo llegará hasta Cancún y de ahí correrá hacia Tulum en el sur, por lo que el proyecto es ahora, un circuito cerrado.

La modificación significa la construcción de 61 kilómetros adicionales de vía férrea que correrán paralelos a la Autopista 180D Mérida-Cancún.

Fonatur justificó la modificación con el argumento de que el antiguo tramo circulaba sobre una zona con alto nivel de erosión, lo que complicaba la construcción. El trazado más reciente usa la infraestructura carretera de la autopista, por lo que la vía correrá paralela a ésta.

La modificación significó un incremento en el costo total del proyecto. Esta cifra está compuesta por la suma del monto total de inversión, los gastos de mantenimiento y operación, el IVA y los gastos no asociados a mantenimiento y operación. Siendo un total de 321 mil 384 millones 873 mil pesos.

Por otro lado, la obra no contempla el costo asociado a la adaptación del sistema ferroviario para que el tren funcione parcialmente con energía eléctrica, por lo que es posible que el costo aumente en ese rubro.

Fonatur informó que los tramos Mérida-Cancún-Chetumal serán electrificados, lo que representa 680 kilómetros de ruta. La adaptación de la fuente de energía estará a cargo de la Comisión Federal de Electricidad.

Otros riesgos incluyen la posibilidad de no poder adquirir los terrenos que faltan para completar el trazado, el riesgo de que surjan obstáculos geológicos, el riesgo arqueológico y el riesgo de demanda.

Estos dos últimos son, probablemente los más graves.

En cuanto al riesgo arqueológico, el proyecto ya tuvo que ser modificado para evitar el cruce con zonas arqueológicas.

El riesgo de la demanda implica que el tren maya necesitaría entre 6 y 9 millones de usuarios en el primer año, alrededor de 20 mil diarios, para ser una inversión rentable. La estimación más positiva contempla 325 mil pasajeros diarios, pero para muchos esto es sumamente optimista.

Para Fonatur, el proyecto es rentable gracias a que tiene un valor positivo considerable y puede retornar la inversión con beneficios, pero los cálculos de la dependencia están basados en proyecciones idealistas sobre lo que podría ocurrir en el futuro y no dejan margen de error para retrasos en la construcción o la posibilidad de una sobreestimación en la demanda regional.

9 views

Suscribete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon

© 2020 Telesur Digital